Revita Negocios en Navarra

15 octubre, 2020

Se recoge a continuación el texto del artículo redactado por María Voltas para su publicación en la revista Negocios en Navarra

Las construcciones de Madergia permiten, entre otras cosas, reducir el coste y el tiempo de la edificación, emitir menos Co2 a la atmósfera, y reintegrar en la biosfera los materiales cuando termina el ciclo de vida del edificio

La construcción de viviendas de madera en altura ha experimentado un gran crecimiento en todo el mundo. En la actualidad, los países nórdicos lideran el mercado con un 98% de las viviendas realizadas con estructura de madera, le siguen Estados Unidos y Canadá con un 80%, Alemania con un 40% y Reino Unido con un 25%. Por el contrario, España presenta una cuota del 2%. Un dato que, lejos de ser negativo, puede considerarse como una oportunidad de mercado tal y como lo hizo el ingeniero Diego Núñez Jiménez cuando en 2005 creó, junto con Óscar Landarroitajauregui, la empresa navarra Madergia la cual, como su nombre indica, aúna madera y energía.

“Cuando fundamos nuestra empresa la madera se utilizaba solamente por criterios estéticos o técnicos para estructuras de grandes luces como polideportivos o piscinas. Hoy en día se ha producido una revolución del sector gracias a la normativa europea que obliga a que los edificios de nueva construcción sean eficientes. Aunque también se ha producido una competencia mundial para ver quién construye el rascacielos más alto del mundo”, asegura Núñez.

En la actualidad, el edificio más alto del mundo construido con madera es la torre Mjøstårnet situada en Noruega. El rascacielos, cuya inauguración tuvo lugar en marzo de 2019, mide 81 metros de altura, posee 18 pisos y alberga apartamentos, un hotel, oficinas y zonas comunes en una superficie de 11.300 metros cuadrados. Con esta torre se demuestra que es posible construir edificios de altura con materiales respetuosos y que suponen una reducción de emisión de gases efecto invernadero de hasta un 85% en la producción de los materiales.

En el caso de España, Madergia también tiene mucho que decir ya que ha intervenido en la construcción del edificio más alto construido con madera en la Comunidad de Madrid como es el ARV8. El edificio cuenta con 7 alturas y para su construcción se ha empleado madera contralaminada certificada denominada Cross Laminated Timber (CLT), un material clave para la explosión de la edificación con madera, que consiste en paneles de madera de capas cruzadas que se emplean para paredes de carga o losas de forjado: “Las ventajas de la madera en la construcción son muchas: aporta sostenibilidad, reduce el coste y el tiempo de la edificación por lo que se emite menos Co2 a la atmósfera, al igual que sus materiales se pueden reintegrar en la biosfera cuando termina el ciclo de vida de un edificio”, explica Núñez. En ese sentido, se debe puntualizar que el concepto ‘edificio de madera’ se aplica cuando, a partir del nivel de rasante, toda la estructura es de madera. Para la construcción del edificio ARV8, mientras que la ejecución en hormigón de las dos plantas de sótano supuso cuatro meses de obra, el levantamiento de las cuatro plantas sobre rasante en estructura de paneles CLT se realizó en tan solo un mes. En ello tuvo mucho que ver también la prefabricación con la que trabaja Madergia. “Para el ARV8 trabajamos con sistemas prefabricados y sistemas de fachada ventilada con un sistema de madera también prefabricado en nuestro taller. Ese sistema de trabajo promueve una ejecución rápida y posibilita construir sin puentes térmicos que son puntos de los edificios donde se producen pérdidas (o ganancias en verano) de calor excesivo”, argumenta Nuñez. Todo este aumento en el número de proyectos, le ha llevado a Madergia a invertir en la construcción de una nueva planta de mecanizado, en Oricáin, cuyo proyecto ya se encuentra en marcha.

Mayor inversión privada
Otro de los proyectos de gran importancia para la empresa navarra ha sido la construcción, también en Madrid, del edificio Las Carolinas, una iniciativa de la cooperativa de propietarios Entrepatios que consta de un bloque de pisos de 4 alturas, con 17 viviendas, elaborado enteramente con madera. El edificio ha introducido también iniciativas Passivhaus (casa pasiva) que mejora la eficiencia energética y reducen el consumo de energía, la vez que cuenta con un sistema que recoge la lluvia y que recicla el agua. “El proyecto ha sido muy importante porque se trata de una promoción privada, eso es muy significativo porque los entes públicos ya estaban apostando por la sostenibilidad dando ejemplo, pero que lo haga un ente privado significa que la utilización de la madera está creciendo”, expone el socio de Madergia.

Y otra apuesta por parte de los entes públicos por la construcción de madera en altura ha sido el edificio institucional y de I+D que la Universidad de Vigo está construyendo en el Berbés para el que también han contado con la empresa navarra. Se trata de un edificio de 1.500 metros cuadrados que combinará panel contralaminado de madera CTL junto con madera laminada y poseerá varias funciones al contar con aulas, un espacio polivalente de difusión científica y una oficina de atención al alumnado. Según Diego Núñez aporta un paso más al sector ya que se ha diseñado con madera vista: “El edificio cuenta con grandes objetivos ecológicos a la vez que presenta la madera vista al interior, los edificios públicos no suelen contar con esas características y realizarlo ha sido un logro por la complejidad del proyecto”.

El futuro, los sistemas híbridos
A pesar de la crisis de la Covid-19, Madergia sigue contando con muchos retos de construcción ya que se trata de una empresa que aglutina todos los procesos de la cadena constructiva. Gracias a eso, suele contar con una media de 25 proyectos al año, y algunos de los que se encuentra inmersa actualmente es en la ejecución de la pasarela peatonal de madera de un solo vano de mayor luz de España, concretamente, en la ampliación del paseo del Arga en el tramo Arazuri-Ororbia; la construcción del primer edificio de oficinas de España que se construirá íntegramente en madera, ubicado en Barcelona; o la participación en el primer edificio Passivhaus en madera de altura, de 10 plantas, que se va a realizar en Pamplona, en el barrio de Azpilagaña.

Según Diego Núñez, en un futuro cercano los edificios realizados con madera se considerarán como una opción más y no como algo especial, a la vez que la construcción se habrá convertido en un sistema híbrido de combinación de materiales con lo que se disminuirá la huella de carbono del edificio, es decir, la cantidad de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que se producen durante las diferentes fases del ciclo de vida de un edificio: “En un par de años no veremos los edificios construidos en madera como algo distinto, cada vez se desarrollarán más construcciones de sistemas mixtos que tenderán a ser edificios de consumo casi nulo (ECCN). Porque lo importante no es solo la fase de construcción y de uso, sino también la del fin de ciclo de vida del edificio, que se puedan reciclar los materiales, y ahí la madera tiene un papel muy garantizado”.

Más edificios de madera en construcción
Madergia también se encuentra inmersa en otros dos proyectos de madera en altura de gran relevancia como son el Edifici Lgnum, en Manresa; y el proyecto residencial Airlab, en Gran Canaria.
1. Edifici Lignum
Edificio de seis pisos de altura realizado con panel contralaminado CLT que destaca por su bajo impacto ambiental, su rapidez de construcción y su alta eficiencia energética. El hecho de que se trate de una promoción totalmente privada indica la competitividad que está iniciando este sistema constructivo en el mercado.
2. Proyecto residencial AIRLAB
Vivienda unifamiliar de dos plantas con un local en la planta baja destinado a vivienda vacacional para personas con movilidad reducida. Se trata de un edificio de consumo casi nulo (ECCN) construido bajo los parámetros del estándar Passivhaus que pretende servir como experiencia piloto para conocer cómo la edificación sostenible puede adaptarse a un clima tan variable como el canario.